Dragon Age Wiki
Advertisement

No sabréis cuándo es un relato corto de Brianne Battye.[1] Se publicó el 4 de diciembre de 2021, como parte de la celebración del Día de Dragon Age.

Historia[]

Won't Know When

La guarda Evka Ivo gruñó mientras se recostaba contra la dura roca. El ogro estaba muerto. Media docena de flechas sobresalían de su garganta, y el lado izquierdo del cráneo estaba hundido por el golpe final del martillo enano. Podía descansar un momento.

"Lo han logrado", dijo el guarda Antoine desde arriba.

"Bien", respondió Evka. El objetivo de interponerse entre unos mineros torpes y la muerte con forma de ogro era permitir que los torpes escaparan. Aunque eso significara unas cuantas magulladuras. Tal vez una costilla rota. Antoine bajó junto a ella, quejándose de sus propias lesiones. Los dos se tumbaron, mirando el techo de la cueva en penumbra.

"Nosotros también lo hemos logrado", dijo Antoine. Cogió una piedra y jugueteó con ella. El elfo no podía quedarse quieto.

"Por esta vez".

Antoine se rio. "Eso dijiste la última vez que luchamos contra un ogro".

"La última vez fueron ogros. Más de uno. El tercero casi te arranca la cabeza".

"¡Ah, pero probé una fórmula nueva!".

Evka sonrió al recordar el fuerte olor corrosivo del experimento de Antoine. "Es verdad. Casi haces que saltemos por los aires".

"Nunca dije que fuera un buen plan". Antoine lanzó la piedra al aire y la atrapó. "Pero los halla volvieron a estas tierras. Había cervatillos la última vez que las recorrimos".

"¿Recuerdas los engendros tenebrosos de las afueras de Kassel?", preguntó Evka. La presencia de los engendros tenebrosos había infectado el agua. Los salobres pantanos estaban llenos de lodo gris. Los pájaros se morían. Los aldeanos imploraban que los rescataran entre toses gorgojeantes. Evka había salido del pueblo sola y se había topado con una horda monstruosa.

"Estabas enferma", dijo Antoine. "Pero me conseguiste algo de tiempo".

"Y detuviste la plaga".

"Dijiste que te debía una sopa". Antoine lanzó la piedra una vez más.

"Había un demonio en el Merdaine".

"Odio a los demonios", murmuró Antoine.

"Creo que tú tampoco le gustabas a él".

"Al menos cantaron nuestro libro. Esa historia misteriosa. Estábamos en el último capítulo". Antoine sonrió. "Me fue mucho mejor que a ti contra esos hurlocks de los Altos Confines".

"Apenas es una cicatriz. No me mordió esa... ¿qué era esa cosa a las afueras de Arlathan?".

La mano de Antoine se apoyó brevemente en su hombro. "Aún no lo sé. Pero lo logramos. Por los pelos".

"El caso es que los guardas tienen muchas formas de morir", dijo Evka.

"Y muchos días para seguir vivos", contestó Antoine calmadamente.

"Dernel escuchó la Llamada...", dijo Evka.

Antoine no respondió. Dejó la piedra en el suelo. No lo sabía.

Dernel no era tan viejo, pero la infección en su sangre (en la sangre de todos los guardas) le avisaba de que era el fin. Evka lo había acompañado a los Caminos de las Profundidades una última vez. Moriría luchando contra los monstruos de abajo.

"Ser guarda te mata de una manera u otra", dice Evka. "Y no sabremos cuándo nos tocará a nosotros".

"No tengo miedo si tú no lo tienes".

Evka sentía a los engendros tenebrosos moverse en las profundidades de la cueva. No tenían mucho tiempo antes de que llegaran más monstruos. Pero ya era algo.

"Vuelve a preguntármelo", dijo.

Él cogió la piedra, la volvió a colocar en el suelo y centró toda su atención en ella. "Evka Ivo, ¿quieres casarte conmigo?".

"Sí". Y ella lo besó.

Referencias[]

Advertisement