Dragon Age Wiki
Advertisement

Madrigal era la reina de Antiva al final de la Era Exaltada. Su fama no se debe a cómo gobernó (no se sabe nada de su reinado), sino a su dramática muerte.


Trasfondo[]

Antiva

Dominios de la reina Madrigal

En el 5:99 de la Exaltada, participó en una cacería, un pasatiempo común entre los nobles. En las fiestas que posteriores a la caza, todo el mundo se percató de la ausencia de la reina. Fue hallada muerta más tarde con cuatro espadas de acero clavadas en el pecho. Una de las espadas era una réplica de la Espada de la Misericordia que empuñó el arconte Hessarian.[1] Al recibir la noticia, visiones de la reina asesinada invadieron esa noche los sueños de la Divina Theodosia I. Al despertar, declaró la llegada de la Era del Acero.[2]

Hubo una investigación sobre el asesinato de la reina en la que se torturó e interrogó a Cuervos.[3] Sin embargo, incluso bajo coerción, ninguno de ellos reveló el nombre de la persona que los contrató para asesinar a la reina.

Más tarde, apareció una carta de un grupo que se hacía llamar “los Ejecutores”, quienes se atribuían el asesinato de Madrigal. La veracidad de esta carta es incierta y la opinión popular sostiene que los Ejecutores son solo una historia.[4]

Hay también rumores de que una bruja de la espesura estuvo involucrada. Según la leyenda, una bruja de pelo negro informó a la reina Madrigal de su inminente muerte y negoció la muerte de su hijo menor, Eladio, que se supone que moriría con ella. Cuando el príncipe enfermó, Madrigal cabalgó hacia el bosque para enfrentarse a la bruja, donde fue asesinada. El príncipe Eladio se recuperó y sucedió a su madre, aunque desapareció un año antes de su mayoría de edad y coronación.[5]


Ver también[]

Entrada del códice: Los Cuervos y la reina Madrigal

Referencias[]

  1. Dragon Age: El mundo de Thedas, vol. 1, p. 64
  2. Dragon Age: El mundo de Thedas, vol. 1, p. 107
  3. Dragon Age: El mundo de Thedas, vol. 1, p. 64
  4. Entrada del códice: Duro en Altaciudad: Capítulo ocho
  5. Dragon Age: El mundo de Thedas, vol. 2, p. 46
Advertisement