FANDOM


Personaje
Madre Giselle

Giselle
Raza:
Género:
Femenino
Titulo:
Reverenda madre
Afiliación:
Ubicación:
Apariciones:


La Madre Giselle es un miembro de la Capilla en Dragon Age: Inquisition.


Trasfondo Editar

A Giselle se la conoce como reverenda madre de la Capilla de Jader. En los años posteriores a la quinta Ruina, Jader tuvo una gran afluencia de refugiados fereldenos, que causaron un brote de enfermedades y hambruna en los barrios más pobres. Como reverenda madre, Giselle escribió a la Capilla de Val Royeaux pidiendo ayuda. Al no recibir ayuda inmediatamente, animó a los clérigos a hacer una huelga de hambre, declarando que su fe los alimentaría. Después, entregó todas las reservas de comida de la Capilla a los barrios pobres de Jader. La Capilla de Val Royeaux, descontenta, vio esto como una táctica de intimidación, pero se vio obligada a enviar ayuda oficial a Jader. La comida llegó rápidamente, acompañada de instrucciones de cómo distribuirla: primero la recibirían los clérigos de la Capilla de Jader, en segundo lugar, a los plebeyos orlesianos, luego a los refugiados fereldenos y, por último, a los elfos de la elfería. La Madre Giselle no acató esta orden, declarando que los más alejados del Hacedor eran los que más necesitaban la ayuda de la Capilla y que sus almas no podrán estar llenas hasta que lo estuvieran sus estómagos. Con la ayuda de Lady Seryl de Jader, que estaba ayudando a la gente por su cuenta, la Madre Giselle distribuyó la comida entre los más pobres de la ciudad independientemente de su raza o nacionalidad.

Sus acciones en Jader salvaron miles de vidas y fue querida por los pobres tanto en Orlais como en Ferelden. Aunque eliminaron cualquier posibilidad de ascensión en la jerarquía de la Capilla, ya que la consideraban demasiado rebelde. En los años posteriores, la Divina Justinia V enviaba a Giselle a zonas conflictivas para ayudar a los pobres y a los enfermos, que recibían su llegada como una bendición. Para los ricos, Giselle era un presagio de caridad no deseada.


Participación Editar

La Madre Giselle ayuda a los refugiados de la guerra mago-templaria en las afueras de Refugio. Piensa que el/la Inquisidor/a puede ayudar a mantener la Capilla en pie tras la aparición de la Brecha. Afirma además que la Capilla no enseña a odiar a los magos y que las espadas y la magia son igual de peligrosas en manos de alguien orgulloso.Cree que los miembros de la Capilla son ahora libres de seguir su propia conciencia, y la suya le aconseja hacer lo que esté en su mano para restaurar la paz en la Capilla y en el mundo.

Tras aconsejar al/a la Inquisidor/a sobre los conflictos actuales en Thedas, Giselle se dirige a Refugio para ayudar a Leliana a localizar clérigos que se reunirían en Val Royeaux. Luego, le aconseja al/a la Inquisidor/a que se reúna con ellos para darles razones para dudar de su condena.

Cuando la Inquisición se ve obligada a abandonar Refugio, Giselle consuela al/a la Inquisidor/a tras su enfrentamiento con Corifeus, un supuesto antiguo maese que entró en la Ciudad Oscura y regresó como uno de los primeros engendros tenebrosos. Giselle piensa que Corifeus se intenta convencer a sí mismo de que el trono del Hacedor está vacío. Al ver que la Inquisición está perdiendo la esperanza, canta una vieja canción de la Capilla para levantar el ánimo de los fieles. Se une a la Inquisición cuando el/la Inquisidor/a los guía hasta Feudo Celestial.

El/la Inquisidor/a puede debatir sobre la versión de la Capilla respecto al origen de los engendros tenebrosos y sobre Corifeus y la Ciudad Negra. Giselle admite que el Cantar de Luz podría malinterpretarse fácilmente o reescribirse por cuestiones políticas, como ocurrió con la censura del libro de Shartan.

Giselle le informa más tarde al/a la Inquisidor/a de que un mensajero del padre de Dorian, el maese Halward Pavus, ha contactado con ella para pedirle reunirse con su hijo.

La Madre Giselle asiste al Glorioso Concilio en el Palacio de Invierno y saluda brevemente al/a la Inquisidor/a. Allí, conversan sobre la historia de la primera Inquisición y sobre los planes de futuro. El/la Inquisidor/a tiene aquí la posibilidad, si así lo deseamos, de hacer referencia a las anteriores conversaciones con Giselle sobre la primera Inquisición, demostrando que ha prestado atención a sus palabras y puede estar de acuerdo con ella o no.

Dependiendo del romance que el/la Inquisidor/a haya decidido tener, la Madre Giselle puede oficiar la boda del/de la Inquisidor/a.


Curiosidades Editar

  • Según Patrick Weekes, aunque la Madre Giselle no posee magia ni habilidades en combate, se adentra valientemente en los bosques durante la guerra para ayudar a otros, siendo así “a su manera, uno de los personajes más poderosos del juego”.


Ver también Editar

Entrada del códice: Una carta a la reverenda madre Giselle

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.