FANDOM


"Nadie puede derrotar a los Batalladores, porque donde duele, damos.
¡Salvo si conoces una posada de faldas cortas y dados cargados!
Por cada campo de batalla sangriento, alegres brindaremos.
¡Depare lo que depare el mañana, nuestros cuernos alzaremos!
"
 ―Himno de los Batalladores


Los Batalladores son un famoso grupo de mercenarios fundado y liderado por el Qunari Toro de Hierro.


TrasfondoEditar

Toro de Hierro solía trabajar en una compañía de mercenarios. Al parecer, el capitán de la compañía no era demasiado bueno, por lo que Toro de Hierro se llevó a sus mejores hombres y formó su propia compañía; la llamó los Batalladores de Toro. Sin embargo, fundó la compañía por órdenes de sus superiores de los Ben-Hassrath. La compañía actúa como una fachada; aceptan contratos de nobles orlesianos y después informan a los Ben-Hassrath. Al ser Qunari, Toro de Hierro no podía ser exquisito en cuanto a quién debía contratar, así que aceptaba a cualquiera que le cubriese la espalda y se ganase su puesto, sin importar la raza, edad u origen.

Los Batalladores de Toro llegaron a conocerse en Orlais, Nevarra, las Marcas Libres y Ferelden; se convirtieron en uno de los grupos mercenarios más prestigiosos de Thedas. La compañía tiene menos de cincuenta miembros, por lo que se especializan como tropas de asalto y soldados de avanzada. Su creatividad a la hora de resolver problemas y la diversidad de sus miembros son sus características más notables. Sus miembros son inmensamente leales a Toro de Hierro, ya los lidere en el campo de batalla o en tabernas.


ParticipaciónEditar

Los Batalladores salen victoriosos de una escaramuza contra un grupo de fanáticos de Tevinter justo cuando la Brecha se abre en el cielo. Al ver los disturbios, Toro ordena a sus tropas marcharse.

Cuando el/la Inquisidor/a regresa de Val Royeaux, el teniente Cremisius Aclassi espera fuera de la Capilla de Refugio para ofrecer a la Inquisición los servicios de los Batalladores. Tras reunirse con la compañía en la Costa de la Tormenta, si se elige contratar a Toro y a los Batalladores, se puede enviar a la compañía a ciertas operaciones en nombre de la Inquisición. Mientras tanto, Toro de Hierro acompaña personalmente al/a la Inquisidor/a.

Si se reclutó a los magos: Se puede enviar a los Batalladores al reducto de Therinfal a investigar, lo que termina en un enfrentamiento en el que los Batalladores acaban con el demonio de la Envidia.

Si se reclutó a los templarios: Se puede enviar a los Batalladores al castillo de Risco Rojo a investigar a los magos desaparecidos, que termina con la captura de varios Venatori y el descubrimiento de la participación involuntaria del arl Gallaher Wulff.

Después de la batalla entre la Inquisición y los guardas grises, los Batalladores ayudan a demoler lo que queda de la Fortaleza Diamantina y descubren un alijo de suministros de los guardas.

Tras los eventos de la Guerra de los Leones en el Palacio de Invierno en Halamshiral, los Batalladores ayudan a persuadir a otras compañías mercenarias contratadas por la nobleza orlesiana para que se unan a la Inquisición.

Tras la batalla con los templarios rojos y los Venatori en la Espesura Arbórea, se emplea a los Batalladores en una serie de tácticas de distracción para simular que las fuerzas de la Inquisición son más numerosas, mientras la gran parte de sus fuerzas regresan del sur de los Valles.

Los Batalladores, con Krem al mando, son enviados al Yermo Siseante para ayudar a Dorian y al mago asesino Marius a liberar a un grupo de esclavos de los Venatori.

Con el tiempo, los Ben-Hassrath contactan con Toro de Hierro para negociar una alianza con la Inquisición. Al volver a la Costa de la Tormenta, deben evitar que los Venatori hundan un acorazado Qunari, pero los Batalladores se ven superados. Toro de Hierro y el/la Inquisidor/a deben elegir si ordenar la retirada, con lo que se destruiría el acorazado y Toro se declararía Tal-Vashoth, o mantener a los Batalladores en su posición lo suficiente como para salvar el acorazado, lo que supondría la muerte de toda la compañía, pero se afianzaría la alianza entre los Qunari y la Inquisición y se destruiría la base Venatori en la costa.

Splr dait
“Supongo que tienes preguntas” — Solas
Este artículo contiene spoilers de Intruso. Haz clic aquí para revelarlos.

Si los Batalladores sobreviven a la batalla contra Corifeus, durante el Glorioso Concilio en el Palacio de Invierno, Krem le pide al/a la Inquisidor/a que distraiga a Toro de Hierro mientras desplazan un cráneo de dragón para su sorpresa de cumpleaños. Continúe o no el/la Inquisidor/a con la farsa, Toro se da cuenta de lo que ocurre.

En los años posteriores al Concilio, los Batalladores continúan eliminando amenazas, incluyendo miembros supervivientes de los Venatori.


Miembros conocidosEditar

Toro de Hierro, fundador y líder de los Batalladores de Toro.

Krem, el segundo al mando de Toro de Hierro.

Dalishana, una elfa apóstata que insiste en que es arquera y no una maga de verdad.

Siniestro, un hombre reservado que solo habla con gruñidos.

Roqui, un zapador enano de Orzammar.

Desolladora, una agresiva elfa de ciudad.

Suturas, el curandero de la compañía.


TrabajosEditar

  • Desde su creación, los Batalladores han realizado muchos trabajos interesantes:
  • En una de sus primeras misiones, Krem, Toro y otros cinco defendieron un pueblo de cincuenta bandidos; los aldeanos intentaron pagarles con arroz.
  • Despejaron unas tierras pertenecientes a un noble de los Valles (quien odia que lo llamen “noble dalishano”) de silvanos, lo peor fueron las ardillas.
  • Se vistieron con plumas para asustar al rival de un noble, cuya muerte se predijo que la provocarían “alas emplumadas” (más tarde se ahogó con un hueso de pollo).
  • Se deshicieron de un nido de arañas de una finca de invierno de Nevarra (tras una temporada completa para poner huevos).
  • Se aliaron con un grupo de bandidos a los que debían matar tras descubrir que el cliente trabajaba con los bandidos y solo quería eliminarlos para cubrir sus turbios negocios.
  • Derrotaron a los Gigantes de Gattler, un grupo de bandidos pertrechados con “el peso de un dragón en armadura”, cuando Toro retó a su líder a un combate singular y rompió una presa, ahogando a los bandidos mientras los Batalladores se fueron nadando.
  • Provocaron a un gigante para sacarlo de su cueva y guiarlo hasta un noble que usaba un hechizo comprado para controlar al gigante. El hechizo no funcionó y el noble fue aplastado.
  • Fueron enviados al Yermo Siseante con Dorian Pavus para ayudar a Marius y Tessa Forsythia a acabar con un campamento de cincuenta Venatori.


Ver tambiénEditar

Entrada del códice: Toro de Hierro

Entrada del códice: Toro de Hierro y los últimos años

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.