Dragon Age Wiki
Advertisement

Ver también: Objeto: Yelmo de Garahel

Texto del códice

Contemplé cómo Garahel asestaba el golpe mortal al archidemonio en el campo de batalla y una gran oleada de energía manó de la bestia.

Fue suficiente para derribar los edificios que no habían caído ya víctima de la prolongada batalla que habíamos librado y para tumbar a caballos y ogros como si fueran meras hojas al viento. Aunque estaba lejos, la energía me golpeó con la fuerza de una gran tempestad. Los engendros tenebrosos también la sintieron y su salvaje desesperación trocó en el más puro de los terrores.

Un gran pilar de energía se elevó entre las nubes oscuras, la negrura que se había reunido con la horda bloqueaba todo atisbo de esperanza. Cuando volvimos a levantarnos, vimos cómo los primeros rayos de sol atravesaban aquellas nubles con una alegría y alivio que hizo temblar la mismísima tierra. Me uní al resto en la búsqueda de Garahel, pero solo pude encontrar el casco. Mucho tiempo después, me enteré de que se había recuperado su cuerpo, que el estertor final del archidemonio lo había enviado al otro lado del campo de batalla. Mi amigo, este elfo que nos ayudó a unir las tierras y a librar a Thedas de la plaga de los engendros tenebrosos, siempre será recordado. Lo juro.

—Fragmento de una carta escrita por el guarda gris Prosper, 5:24 Exaltada

Advertisement