FANDOM


Ver también: Objeto: Promesa de libertad

Texto del códice

Cuando Calenhad se hizo adulto, un tema muy conflictivo lo separó de Aldenon: la fe. Tan obediente como era Calenhad en algunos temas, nunca cedió en lo referente a las cuestiones de honor o Andraste. En lo que creía Aldenon, solo él lo sabía, pero sin duda no era en el Hacedor. Las discusiones de los dos amigos se fueron recrudeciendo con el paso de los años.

Pero, aparte de esto, la unión del honor sin par de Calenhad y el ingenio de Aldenon superaron todo obstáculo que se les presentó. Convirtieron a los rivales en amigos, descubrieron traiciones y ganaron batallas imposibles. Sin embargo, la cuestión del teyrn Simeon nos quitaba el sueño a todos. La hueste del teyrn nos superaba en número, controlaba la ciudad sagrada de Denerim y muchos guerreros grandes y terribles le habían jurado lealtad.

Aldenon ingenió un plan para conseguir aliados fuertes y Calenhad se fue al bosque de Brecilia para llevarlo a cabo. Pero, sin que el mago lo supiera, Calenhad se había puesto en contacto con la Capilla. Cuando Calenhad regresó al frente de los guerreros de la ceniza, como esperaba Aldenon, también lo acompañaron templarios y magos del Círculo para unirse a nuestras huestes. Aldenon fue presa de una furia como yo nunca había visto. Él quería un reino de hombres libres, de personas honradas sujetas a la ley, donde un hombre normal pudiera cuidar de su tierra a salvo y en paz. Levantó el bastón y su voz resonó por las colinas: "Una civilización no puede ser civil si consiente la esclavitud de otros. Y eso es lo que hace el círculo: ¡esclavizar! Si no fuera por su desdichado nacimiento, los magos serían libres para vivir, amar y morir como quisieran. Los Círculos se romperán... puede que en un año, una década, un siglo o más. Los tiranos siempre caen, ¡y los oprimidos siempre luchan por la libertad!".

Y entonces Aldenon se fue. Aunque la señora Shayna mató a Simeon aquel día y Calenhad gobernó un reino unido, mi señor no volvió a ser el mismo sin su mentor y amigo. Vivimos en un reino construido sobre los sueños de dos grandes camaradas, y todos hemos perdido algo desde que se fue Aldenon.

—De Memorias de ser Devith, caballero abanderado del rey Calenhad

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.