Dragon Age Wiki
Advertisement

Texto del códice

La primera Ruina llevaba ya 90 años causando estragos. El mundo estaba sumido en el caos. Un dios se había levantado, perverso y corrompido. Los restantes dioses de Tevinter permanecían callados, escondidos. Todos los escritos que hemos recuperado de aquella época están llenos de desesperación porque todo el mundo creía, desde los arcontes más grandes hasta los esclavos más humildes, que el mundo tocaba a su fin.

En la fortaleza de Weisshaupt, en las desoladas Anderfels, se produjo un encuentro. Soldados del Imperio, curtidos veteranos que en toda su vida no habían conocido más que una guerra desesperada, se reunieron. Cuando partieron de Weisshaupt, habían renunciando a su juramento para con el Imperio. Ya no eran soldados: eran guardas grises.

Los guardas empezaron una campaña agresiva contra la Ruina, contraatacando a los engendros tenebrosos, recuperando tierras que daban por perdidas. La Ruina distaba mucho de acabar, pero sus victorias llamaron la atención y muy pronto recibieron la ayuda de todas las naciones de Thedas.

Crecieron en número, así como en reputación. Finalmente, durante el año 992 del imperio de Tevinter se enfrentaron al archidemonio Dumat en las llanuras Silenciosas. Un tercio de todos los ejércitos del norte de Thedas se perdió en la refriega, pero Dumat cayó y los engendros tenebrosos se retiraron bajo tierra.

Pero aquello no se había acabado.

El Imperio adoró antaño a siete dioses: Dumat, Zazikel, Toth, Andoral, Razikale, Lusacan y Urthemiel. Cuatro se han levantado como archidemonios. Los guardas grises han montado guardia durante las eras, sabedoras de que la paz es precaria y de que su guerra continuará hasta que el último de los dioses dragones haya desaparecido.

—De Ferelden: folclore e historia, de la hermana Petrine, erudita de la Capilla

Información adicional

Notas

  • Andoral está escrito como "Andorhal" en la entrada del códice de Dragon Age II.
Advertisement