Dragon Age Wiki
Advertisement

Ver también: Enanos descastados

Texto del códice

El sistema de castas de Orzammar incluye muchos grupos privilegiados, especialmente los nobles y los guerreros, pero también a los mercaderes, los herreros y los mineros. La tradición establece una jerarquía muy clara. Pero, como toda civilización que cuenta con una clase superior, también existe una clase inferior igualmente perfilada. Se cree que estos desgraciados, los llamados "descastados", son los descendientes de criminales y otras gentes indeseables, y han sido objeto de desprecio generalizado desde la fundación de Orzammar. Viven en lugar llamado "Escorial", una zona en ruinas situada al borde de los barrios plebeyos de la ciudad.

La sociedad de Orzammar considera que estos descastados están por debajo incluso de la casta de los siervos (hasta el punto de que no se les permite trabajar como criados, pues se considera una posición demasiado honorables para ellos). No se los trata mucho mejor que a los animales y, al nacer, se les marca la cara con tatuajes, como prueba indeleble de su condición. La zona en las que moran, apenas una barriada de covachas, es campo abonado para criminales de toda suerte y condición. Los guardias de Orzammar no se molestan en patrullar por sus calles. Lo máximo a lo que pueden aspirar es a una vida al servicio de un señor del crimen de la zona, interrumpida bruscamente por un fin violento o una sobredosis de cerveza de líquenes.

No obstante, existe una pequeña esperanza para los descastados, una cuerda que ofrece una vía de ascenso por la sociedad de Orzammar. Como, entre los enanos, la casta la transmite el progenitor del mismo sexo, el hijo varón de un noble hereda su casa y su casta. Curiosamente, se considera aceptable que las enanas descastadas aprendan las artes del cortejo para tratar de atraer a los nobles y los guerreros. A estas hembras se las conoce como "cazanobles". Cualquier hijo varón de una de estas uniones se recibe como un acontecimiento feliz, cosa que se explica teniendo en cuenta la baja tasa de fertilidad de los enanos. La madre, junto con su familia entera, se muda a la casa del padre, aunque no pasa a formar parte su casta.

A los enanos de la superficie también se los considera descastados desde el momento mismo en que abandonan Orzammar, aunque esto solo es importante para los que regresan... si es que se les permite. Estos enanos (los "insolados", como se les suele llamar a sus espaldas) pierden sus vínculos con la roca y, por consiguiente, se los considera dignos de lastima, pues al morir se pierden para la roca para siempre. Dicho de este modo, parece una triste existencia, sin duda.

--De Salones de piedra de los enanos del hermano Genitivi, erudito de la Capilla

Advertisement