Dragon Age Wiki
Advertisement

Ver también: Misión: El tesoro del mago

Texto del códice

Largo es el brazo del Imperio.

Antaño llegaba hasta este bosque, en un tiempo en el que las tribus bárbaras de los clayne aún gobernaban la tierra. Los maeses de Tevinter luchaban para quitársela, palmo a palmo, usando su terrible magia si era necesario. El maese Harach llevó hasta este bosque a un ejército liderado por Alaric, su amigo y general. Para Alaric, Harach creó una armadura excelente, a la que infundió lirio y su propia magia de sangre y le dio el nombre de "Juggernaut", en honor de los imparables gólems gigantes que vigilan las puertas de Minrathous. Pertrechado así, Alaric ganó muchas batallas contra los clayne.

Y cuando le llego la derrota, le llegó desde dentro. Los propios lugartenientes de Alaric se levantaron contra él, celosos del favor que se había ganado de los maeses y ávidos de arrebatarle la Armadura Juggernaut. Mataron a Alaric y, a medida que cada sucesor heredaba la armadura, los demás lugartenientes se levantaban contra él a su vez. El puesto de avanzada de Tevinter cayó por las feroces luchas intestinas. Lleno de furia, el maese Harach se fue hasta el enclave y mató a los tres lugartenientes restantes.

No obstante, los clayne ya estaban cerrando el círculo alrededor del puesto de avanzada. El caudillo bárbaro de los clayne codiciaba la fabulosa armadura y, pese a todo su poder, Harach no podía albergar esperanzas de derrotarlos a todos. En vez de ello, Harach utilizó los últimos rescoldos de su propia fuerza vital para lanzar un hechizo de magia de sangre que ataría demonios a los cuerpos de los tres lugartenientes muertos, así como al suyo propio, ya vacío de vida. Esos regresados atados escondieron las piezas de la Armadura Juggernaut y, aunque los bárbaros saquearon el enclave, el caudillo no encontró ni a los regresados ni la armadura.

La leyenda de la Armadura Juggernaut aún perdura y más de un valiente se ha aventurado en las profundidades del bosque de Brecilia para no volver nunca.

De Ferelden: folclore e historia, de la hermana Petrine, erudita de la Capilla

Advertisement