Dragon Age Wiki
Advertisement

Ver también: Objeto: Coraza del centurión

Texto del códice

En el año 435 del imperio de Tevinter, el arconte Almadrius se hizo construir un palacio de verano cerca de los Ojos de Nocen. Se consideraba que el palacio era una de las maravillas del mundo, y muchos de los celosos rivales de Almadrius tramaban cómo reducirlo a cenizas.

Para proteger su palacio, el arconte destacó a un centenar de soldados en guardia permanente. Estos centuriones juraban servir al arconte en exclusiva y sellaban este juramento con sangre.

El reinado de Almadrius acabó violentamente y su sucesor, Tidarion, transformó el lugar en una guarnición para las tropas que sofocaban las insurrecciones por todo el imperio. En medio del caos, los centuriones se mantenían en guardia. Al final entraron en combate, pero mantuvieron sus juramentos y sus cuerpos volvieron a alzarse para ocupar sus puestos.

Cuando el reinado de Tidarion tocó a su fin, los maeses lucharon entre ellos durante veinte años salvajes antes de coronar a un nuevo arconte, y cuando Parthenius ocupó por fin el trono, descubrió que el palacio y sus guardianes habían desaparecido. No quedaba una sola piedra en territorio de Nocen.

Hay quien dice que los centuriones, fieles a sus juramentos, se llevaron el palacio piedra a piedra y lo reconstruyeron en una tierra lejana donde estaría a salvo a la espera de que un arconte lo reclamara.

—De Relatos imposibles del imperio, de Hendrik de Cumberland

Advertisement