Dragon Age Wiki
Advertisement

Una historia del bosque de Brecilia

Hay lugares en el bosque de Brecilia en los que el Velo es tan fino que la diferencia entre el sueño y la vigilia es nimia. En un lugar así, nació un moldeador de la madera bajo unos astros tan poco auspiciantes que su madre lo llamó Abelas, que significa "pena". E hizo honor a su nombre. No pudo conservar a sus aprendices y perdió sus existencias de arcos por un percance tras otro, hasta que al final no le quedó nada. El resto del clan empezó a temer que su mala suerte se les pegara, también, y hablaron entre ellos para expulsarlo.

Abelas los oyó y se decidió a cambiar su suerte, por lo que se adentró en el bosque solo, en busca de un árbol apropiado para hacer arcos.

Al final, encontró un joven serbal que crecía junto a un arroyo. Sacó el hacha y el árbol grito lleno de miedo, rogando que tuviera clemencia con él. Pero Abelas le dijo: "Si no te quito la vida, seguro que pondrán fin a la mía". Y con dos hachazos taló el árbol. Con su madera hizo los tres mejores arcos que nunca habían pasado por sus manos. Complacido, Abelas regresó al campamento y les dio los arcos a los cazadores de inmediato.

No obstante, al caer la noche, el campamento quedó sumido en el caos. Los cazadores habían vuelto con los zurrones llenos de liebres que, al destriparlas, mostraron solo gusanos y serrín en su interior. El anciano dijo que era una señal de que los cazadores habían privado a un espíritu de su huésped, pues es un hecho bien sabido que los espíritus no caminan por el mundo de la vigilia por ellos mismo, sino que ocupan el cuerpo de otra criatura. El anciano fabrico un amuleto para devolver el espíritu al Velo, y el clan se fue a dormir sin cenar.

Al día siguiente, los cazadores trajeron una gama y, una vez más, de dentro del animal no salió más que serrín. El clan empezó a temer que el espíritu los matara de hambre y se preguntaron qué habían hecho para merecer eso. Abelas levantó la mano y les habló del serbal. El anciano pensó durante mucho tiempo antes de concluir que debían sustituir lo que Abelas le había arrebatado al espíritu. Así que envió a los cazadores a sacar de la tierra un vástago de serbal y llevarlo vivo al campamento.

El anciano ordenó que el serbal se plantara ahí y le pidió perdón al espíritu.

Siguió un sonido terrible, como si todo el bosque estuviera protestando a gritos. La oscuridad cayó sobre el campamento, aunque apenas era mediodía. Y, cuando la oscuridad se levantó, en lugar del campamento había una arboleda de serbales y cada árbol mostraba el rostro de un elfo aterrorizado. Desde entonces, en todos los clanes se prohibió que se talaran árboles vivos en el bosque de Brecilia. Los espíritus nada entienden de piedad.

--"La arboleda de serbales: un cuento dalishano", de Ferelden: folclore e historia, de la hermana Petrine, erudita de la Capilla

Entradas del códice relacionadas

Errores

Bug icon ¡Error! En PC, esta entrada del códice, junto con entrada del códice: Arlathan: segunda parte y entrada del códice: Los elfos dalishanos se supone que deben estar disponibles para los orígenes que no son de elfo dalishano después de escuchar la historia de Sarel acerca de los dalishanos. Por desgracia, el guión de la trama de Sarel no se adjunta adecuadamente a él, de modo que ninguno de los códices se dan después de escuchar su relato, (excepto la entrada del códice: Los Valles, que se establece directamente en el guión de conversación). Esto da como resultado que los orígenes los cuales no sean de origen dalishano no pueden acceder a estas tres entradas códices antes mencionadas en el juego.

Hay una solución fácil con el Toolset. Simplemente conecte el guión de la trama de Sarel, estableciendo la propiedad del guión en ntb100pt_sarel.plo a ntb100pt_sarel, que hará que los eventos de códice se activen como Bioware pretende.

Advertisement