FANDOM


Ver también: Personaje: Caridin

Texto del códice

940, 45° día, 5° años del reinado de Valtor: lo he hecho. La visión que los ancestros me proporcionaron ha dado frutos. Hoy un hombre ha surgido de mi forja, un hombre de pierda y acero vivos. Lo he llamado gólem en honor a aquellas grandes estatuas animadas por los muertos. Son nuestro futuro y nuestra salvación.

940, 60° día, 5° año del reinado de Valtor: es un proceso horrible. Ningún hombre podría haber hecho algo así y sobrevivir con su mente intacta. Me honra que mis ancestros crean que tengo suficiente fuerza para soportar esta carga y forjar a los defensores de Orzammar.

No se puede conseguir nada tan grande sin sacrificios ni la piedra y el acero pueden caminar sin un espíritu que los anime.

940, 73° día, 5° años del reinado de Valtor: he pedido voluntarios, y unos pocos han respondido. Son hombres de la casta de los guerreros, hijos jóvenes sin hacienda ni esperanza de matrimonio. Quieren defender a Orzammar de los horrores que esos humanos han desatado. Quieren vivir eternamente en un cuerpo más fuerte que la mejor de las armaduras. No han querido hablar con aquellos que se han ido antes que ellos.

No he querido decir esto, ni siquiera en estas páginas, pero ahora debo decirlo. Mis golems hallarán su fuerza en su muerte. Estos bravos guerreros llegaron a mí tan desnudos como nacieron. Los he vestido con una piel de armadura tan grande que hasta el más corpulento parece un bebé ante ella; el yunque es su primera y última cuna.

Una milla de tierra nos rodea en todas las direcciones. Nadie oye los gritos, pues coloco lirio líquido en los globos oculares, la boca, y en todas las junturas de la armadura. Se callan rápidamente, pero el olor permanece; apenas un rastro de sangre en el hedor más intenso del metal fundido. Debo trabajar con presteza. Ahora la armadura es maleable y puedo darla forma con un martillo y unas tenazas.

Enseguida se mueven bajo mis manos, girando y retorciéndose con cada golpe. Habla de nuevo; es un leve quejido. pero he aprendido a anularlo. No puedo permitirme errores. No puede haber escorias cegando los ojos ni fragmentos de granito sin moldear atorando la pierna. Gimen cuando trabajo en ellos, ¿pero acaso preferirían estar tullidos? Aquellos con los que he hablado me han comunicado su dolor, pero si pudieran verse a sí mismos, contemplarían la perfección.

—Extracto del diario de Caridin.

Curiosidades

  • A pesar de que los enanos dan poco crédito a las enseñanzas de la Capilla y no tienen ninguna historia particular relacionada con los orígenes de los engendros tenebrosos, Caridin parece creer en la versión de la Capilla.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.