Dragon Age Wiki
Advertisement

Texto del códice

Dejadme cantar de héroes, honor perdido y recuperado,
de monstruos y hombres en todas sus formas,
de Dane, cazador sin paragón,
temido por los bosques de Ferelden,
quien, descubrió en el alba del otoño
un ciervo blanco y puro bañado por un cálido sol,
un premio para la lanza de un cazador.

Por la hierba corrieron, ciervo y cazador,
y en un claro ya olvidado, la lanza acertó al ciervo,
sin saber que había despertado un apetito en el bosque dorado,
un hombre lobo, una criatura con mente de hombre,
atraída por la caza, acudió a reclamar
el venado como tributo merecido
tentado por el olor de la sangre fresca.

En silencio quedaron los dos cazadores.
Dane, con lanza, contra el hombre lobo con su camada,
en su corazón se sabía perdido,
se prepara para los retorcidos caminos del Velo.
Pero la bestia habló, con voz humana:
"Has tomado este ciervo del bosque mío y de mi manada
pero nada se entrega sin pagar un precio".

Los lobos lo rodearon, se acercaron, y él,
que había tumbado jabalíes y osos con su brillante hoja,
saboreó el miedo. Pronunciaron su nombre con rugidos
como lápidas, proponiendo una oferta.
"Muere aquí, cazador, solo
y olvidado, o asume mi lugar entre los lobos
y yo tomaré el tuyo entre los hombres".

Así se llegó a un acuerdo,
y Dane y la manada sirvieron en forma de lobo,
y el hombre lobo a su familia acudió, con la forma de Dane,
durante un año y un día, todos dicen.
Pero algunos arrepentimientos no son posibles,
y algunas monedas no se pueden desgastar,
cuando con corazones se apuesta, el premio es una fisura.

—Extracto de la saga Dane y el hombre lobo, tal y como fue registrada por el trovador Uccam, 4:85 de la Oscura

Advertisement