Dragon Age Wiki
Advertisement


Para consultar el listado de misiones ver Misiones: Inquisition

Para ver el listado de operaciones de la Mesa de guerra ver listado de operaciones

Elegir sucesor en Lydes es una operación de asignación de la zona de Orlais de la Mesa de guerra de Dragon Age: Inquisition.


Activación[]

Se activa al reclutar a Toro de Hierro.


Texto de la operación[]

Parte de un informe de los Ben-Hassrath que avisa de la actual lucha por la sucesión en Lydes, que ha permanecido sin gobernante directo desde que murió el Duque Remache al comienzo de la Guerra Civil orlesiana:

… el ducado irá a uno de los tres miembros de la familia del duque fallecido, todos los cuales tienen posibles derechos a esa posición debido a la compleja naturaleza de la política orlesiana: su prima Caralina, duquesa ya por matrimonio; su hija Monette, cuya pretensión se ve enturbiada por su ingenuidad juvenil y el hecho de que su padre la condujo a una vida de servicio a la Capilla tras la muerte de su esposa, probablemete para protegerla de los peligros del juego; su hermano Jean-Gaspard, un hombre ambicioso y astuto que ansía poder.

Caralina está capacitada y no le interesa demasiado supervisar Lydes personalmente. Monette sería la más manipulable, pero es menos probable que resulte útil. Jean-Gaspard sería difícil de manipular y podría suponer una amenaza si sucediera a su hermano.


Cualquier de los tres candidatos podría convertirse en un valioso aliado para la Inquisición, pero antes hay que dejar

fuera de juego a los otros dos.


Sugerencias de consejeros[]

Josephine – 00:48:00 (0 agentes)

Puedo destruir el matrimonio de Caralina con cuatro palabras y el guante adecuado en la mesa.

Leliana – 01:00:00 (0 agentes)

A Monette le iría mejor en la Capilla que en el juego. Sería razonable animarla a tomar los votos.

Cullen – 01:00:00 (0 agentes)

Jean-Gaspard es un gentilhombre y un líder militar competente. Si queremos librarnos de él, podríamos reclutarlo nosotros mismos.


Resultados[]

Josephine

Embajadora Montilyet:

Naturalmente, me complace ayudar a la Inquisición en su sagrada misión. Mi esposa, Caralina, se ha visto embargada últimamente por el fervor religioso y ha declarado su intención de pasar el resto de su vida en una pequeña capilla cercana a la Espesura Arbórea, donde tendrá la soledad necesaria para vivir una vida de reflexión espiritual y arrepentimientos. Por tanto, he vendido la mayoría de sus vestidos y joyas y tengo el placer de obsequiar a la Inquisición con los fondos obtenidos.

Atentamente,

Duque Stefan de Firmin

Leliana

Hermana Leliana:

Monette siempre ha sido una de nuestras hermanas laicas más devota. Siguiendo vuestro consejo, la hemos urgido a considerar una vida de servicio y, tras oír los peligros del juegos, ha consentido en tomar los votos. Creo sinceramente que podemos haberle salvado la vida, y os agradezco vuestro consejo.

Algunas de nuestras hermannas han tenido suerte al atender heridas causadas por demonios, gracias a un nuevo tipo de ungüento curativo. He incluido los detalles para que vuestros propios curanderos puedan hacer uso de él.
Atentamente,

Madre Renette

Cullen

Commander Cullen:

Sería un honor servir a la Inquisición y demostrar el temple de los gentilhombres orlesianos haciendo la obra del Hacedor. Acepto con entusiasmo vuestra generosa oferta y llegaré a tiempo con aquellos hombres que me son leales. Será para mí un privilegio dirigir a las tropas de la Inquisición en una batalla sagrada contra quienes pretenden amenazar el orden del imperio.

Con la gracia del Hacedor,

Lord Jean-Gaspard de Lydes


Recompensas[]

Josephine

Leliana

Cullen

Advertisement