Dragon Age Wiki
Advertisement


Los demonios de la Envidia son una de las variedades de demonio más inusuales. Los consume la necesidad de no solo emular seres mortales, sino también de convertirse en ellos.

Trasfondo[]

La Capilla enseña que la envidia de los vivos fue lo primero que crearon los espíritus.[1] Los demonios de la Envidia están entre los demonios más insidiosos del velo. Buscan huéspedes de mérito significativo, especialmente aquellos en posición de liderazgo, y los estudian. Pueden pasar semanas haciéndolo, observando atentamente los gestos de su objetivo y sus interacciones con otros. Una vez han aprendido lo suficiente para imitar la mente de su objetivo, asumen su forma física e identidad. El individuo original se vuelve casi imposible de distinguir del demonio, que es una réplica exacta de su víctima. Su comportamiento, gestos y opiniones son idénticos a los de la persona original. Normalmente, la desafortunada alma es discretamente eliminada posteriormente para evitar cualquier posibilidad de controversia.

A pesar de su ambición, los demonios de la Envidia son también cobardes. Son cuidadosos con no alertar a aquellos a los que han engañado con su falsa identidad. Normalmente huyen al ser expuestos, replegándose tras barreras arcanas de su propia creación. Los demonios de la Envidia con más débiles cuando cambian de un cuerpo a otro.

Según el caballero templario Delrin Barris, los soldados rasos de la Orden templaria no están entrenados para combatir estos demonios, dada su rareza. Los miembros veteranos de la Orden saben lo suficiente para combatirlos y pueden anular sus defensas si se les proporciona suficiente lírio.[2]

Participación[]


Esta sección contiene spoilers de::
Dragon Age: Inquisition.


Un demonio de la Envidia estaba ligado al servicio de |El Antiguo, ayudándolo en la corrupción de la Orden templaria haciéndose pasar por el Lord Buscador Lucius Corin, liderándola en su lugar y conspirando contra los Buscadores de la Verdad. El demonio apareció en Val Royeaux anunciar que la Capilla ya no tenía ningún control sobre los templarios y se marcha tras rechazar una alianza con la Inquisición.

Si la Inquisición recluta a los templarios: Cuando el Heraldo de Andraste viaja al Reducto de Therinfal para encontrarse con el Lord Buscador, lleva con ellos a diez miembros de la nobleza orlesiana para presionar a los templarios a que ayuden a la Inquisición a cerrar the Breach. El demonio de la Envidia es consumido por los celos ante la influencia del Heraldo y se dispone a matarlo y obtener su identidad. La oferta de una alianza con la Inquisición provoca disidencia en los templarios entre los que consideran que los templarios han sido negligentes al ignorar la Brecha. Envidia ordena a los templarios rojos ya corrompidos por lírio rojo purgar la fortaleza de templarios no afectados por la corrupción. Envidia entonces comienza a reunir información sobre la forma de liderazgo del Heraldo.

Para ello, el demonio arrastra al Inquisidor al velo, donde intenta provocarlo aún más para obtener más información. Obliga al Inquisidor a matar ilusiones de sus aliados y lo tienta con imágenes de lo que sería la Inquisición a las órdenes de Envidia. El Inquisidor es ayudado por un espíritu de la Compasión llamado Cole, que le indica cómo resistirse a Envidia. Más tarde, durante su confrontación, Envidia asume la forma del Inquisidor tras frustrarse con la intervención de Cole. Cole entonces aparece, distrayendo a Envidia y permitiendo al Inquisidor atacarlo y devolverlo al mundo físico.

Con su plan fallido, Envidia vuelve a tu forma original de demonio y se retira detrás de una barrera mágica. Los templarios no corrompidos, liderados por Ser Delrin Barris derriban las barreras de Envidia. Tras esto, Cole, el Heraldo y sus compañeros se enfrentan al demonio de la Envidia, quien a mitad del combate, asume la forma del Inquisidor para luchar contra el grupo de este. El demonio de la Envidia es finalmente derrotado en la confrontación.

Si la Inquisición recluta a los magos: Tras desplegar a los Batalladores en Investigar el Reducto de Therinfal, descubren evidencias de la presencia de Envidia, pero concluyen que huyó de la fortaleza cuando se retiraron los templarios rojos.

Krem lidera a los Batalladores para seguirle la pista al demonio de la Envidia y, tras una batalla en la que Envidia asume las formas de Cassandra Pentaghast, Toro de Hierro y el mismo Krem, el demonio es finalmente derrotado.



Ubicaciones[]

Reductor de Therinfal

Entradas del códice[]

Entrada del códice: Envidia

Galería[]

Referencias[]

  1. Cántico de Threnodies 5
  2. Campeones de los justos
Advertisement